miércoles, 29 de julio de 2009

LA GRAN FIESTA DE 'PANDEMONIUM TOUR' A CARGO DE LOS PET SHOP BOYS


Este va a ser mi último post antes de irme de vacaciones y quería despedirme de todos vosotros hasta septiembre con una de aquellas vivencias que le quedan a uno grabadas en el lóbulo temporal medio por muchos años. Y es que vivir de cerca un concierto de los Pet Shop Boys es algo más que asistir a un evento musical: es participar de una fiesta y de un buen rollo hasta el extremo. Se nota que a Neil Tennant y Cris Lowe les encanta España. Prueba de ello es que Madrid y Barcelona ya son citas imprescindibles para el grupo inglés que disfruta de sus puestas en escena en nuestro país y lo confirma en sus entrevistas.


Y es que ese día 7 de julio tenía que ser especial y lo fue. Asistí con mi mujer, mi hermana (asidua a eventos ochenteros como habréis podido comprobar en anteriores posts) y mi futuro (que todavía no..) cuñado. El patio central del Poble Espanyol de Barcelona debía teñirse esa noche de fiesta, para presentar las canciones de su positivo álbum "Yes".


Primera sorpresa: la escenografía de inspiración cubista y algo simplona que en un principio nos hizo dudar de su efectividad. Ibamos errados. Dio más de lo que nos podíamos imaginar. La puntualidad no fue de reloj suizo, ya que el concierto empezó unos quince minutos tarde; eternos, pues hicimos la cola correspondiente y abrieron el recinto a las 8.30, lo que nos llevó a esperar esa hora y media de empujones, mala educación de algunos, nervios de última hora, etc.

Los componentes del dúo aparecieron en el escenario con las cabezas completamente tapadas por cajas de cartón y abrieron boca con 'Heart', tema del álbum 'Actually' (uno de los mejores), mientras que Lowe, ocupaba su posición inmóbil (como no, salvo en un bailecito que se marcó el menda) detrás del sintetizador, a la derecha del escenario.

Si algo tiene Pet Shop Boys además de una trayectoria brillante y de reconocidos premios a la misma, es que tienen temazos para escoger en cualquiera de sus trabajos. O sea que currarse un setlist tiene que ser más fácil que pedirle a Belén Esteban que se calle y fracasar en el intento.


La puesta en escena -los muros cúbicos, las proyecciones a lo largo del concierto, el vestuario de los PSB, las coreografías de los bailarines (que buenos que son, por Dios!), los coristas, es todo de una precision tal que poco espacio queda para la improvisación. Me encanta como interpretan cada una de las canciones. Otros cientos de artistas solo las cantan.

Sus otros temas con los que nos enloquecieron a mi y a los 4000 que disfrutábamos esa noche. Ahí van:

Heart / More Than A Dream (reprise)
Did You See Me Coming?
Pandemonium / Can You Forgive Her?
Love Comes Quickly
Love etc.
Building a wall (reprise) / Integral (reprise)
Go West
Two Divided By Zero
Why Don't We Live Together?
Always On My Mind
Left To My Own Devices / Closer To Heaven
Do I Have To
King's Cross
The Way It Used To Be
Jealousy
Suburbia
All Over The World
Se A Vida E
Viva La Vida (Cover) / Domino Dancing (reprise)
It's A Sin

ENCORE

Being Boring
West End Girls


Los cubos que configuraban la escenografía futurista del concierto, se iban transformando a lo largo del concierto, y si bien servían de apoyo para bailarines y coristas también se proyectaban imágenes en ellos de estética de videojuego, pixelados varios y reconstrucciones visuales muy acertadas para cada tema. El efecto de los mismos resultaba de una efectividad sorprendente. En un momento del concierto, Neil Tennant se atrevió con su español británico de turista y soltó perlas como: “Somos los Pet Shop Boys” con su vocecilla amanerada y con esa pose respingona en escena que tanto le caracteriza.
i

La versión del 'Viva la Vida' de Coldplay mezclada con 'Domino dancing', fue uno de los temazos sorpresa. Además el hecho de vestirse de rey como lo hace Chris Martin en el vídeo, emulando a la vez a Dave Gahan en 'Enjoy the Silence' fue lo más. Esa combinación, como comprendereis, asiduos al blog, fue de lo más emotivo para mi, junto con la interpretación de una de sus mejores baladas como es 'King's Cross', que evoca recuerdos de nostalgia en cada nota.

El concierto si bien duró un par de horas hubiera dado para mucho más, ya que nadie movía una articulación, incluso dando pruebas fehacientes que iban a desmontar el escenario en breve. Daba igual. Los Pet Shop Boys habían conseguido lo que se habian propuesto: hipnotizar a 4000 fieles a base de dosis de buena música, de fantásticas composiciones, de perfectas melodías, frescas, adictivas y orquestadas con la garantía del éxito por delante. Gracias, Pet Shop Boys por darme un respiro en este loco mes de julio. No sabeis lo que habeis conseguido en mi triste figura. See you next time.

Y a todos vosotros, fieles catadores d’escudella, nos vemos en septiembre con las pilas cargadas, porque más descargadas que ahora ‘va a ser que no’, y con la promesa de nuevos contenidos, más ganas que nunca y más creatividad, a partir de entonces. Un sincero abrazo a tod@s!! Nos vemos !!! Cuidaros !!!
i
i
FELICES VACACIONES !!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

4 comentarios:

Luis Punto dijo...

Buenas vacaciones!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Deprisa dijo...

¡Qué lo pases bien!

Territorio 80's dijo...

Hola...

Excelente grupo, excelente setlist y excelente ubicación... Un concierto para disfrutar.

Un abrazo.

Mephisto dijo...

Lo de los Pet Shop Boys no tiene nombre. Se crecen a medida que pasa el tiempo. Son excelentes músicos y a pesar tener una puesta en escena, a priori frágil, ya que Chris se esconde detrás de un teclado y Neil no sería Dave Gahan por decir algo.. consiguen que el espectáculo se llene de magia y color en cada canción. La interpretación de cada tema a cargo de proyecciones con ingenio, las coristas con tremendas voces y los bailarines que se desviven a lo largo y ancho del escenario hacen que un concierto de los PSB sea un evento a tener en cuenta cada vez que se dejan caer por aquí. Gran acierto el suyo. Que sigan creando y enamorando al personal con sus melodías.